Glosario

Cambio climático: Variación del estado del clima identificable (p. ej., mediante pruebas estadísticas) en las variaciones del valor medio o en la variabilidad de sus propiedades, que persiste durante largos períodos de tiempo, generalmente decenios o períodos más largos. El cambio climático puede deberse a procesos internos naturales o a forzamientos externos tales como modulaciones de los ciclos solares, erupciones volcánicas o cambios antropogénicos persistentes de la composición de la atmósfera o del uso del suelo (IPCC, 2014: Anexo II: Glosario [Mach, K.J., S. Planton y C. von Stechow (eds.)]).

Capa de mezcla: la parte de la troposfera directamente influenciada por la superficie de la tierra y que responde a los forzamientos de la misma en escalas temporales cortas. Se extiende desde la superficie hasta una altura variable a lo largo del día y que frecuentemente coincide con la presencia de una inversión térmica.

Fenómeno meteorológico extremo: Fenómeno meteorológico excepcional en un determinado lugar y época del año. Aunque las definiciones de excepcional son diversas, la excepcionalidad habitual de un fenómeno meteorológico extremo sería igual o superior a los percentiles 10 o 90 de la estimación de la función de densidad de probabilidad observada. Por definición, las características de un fenómeno meteorológico extremo pueden variar de un lugar a otro en sentido absoluto. Una configuración extrema del tiempo puede clasificarse como fenómeno meteorológico extremo cuando persiste durante cierto tiempo (p. ej., una estación), especialmente si sus valores promediados o totales son extremos (p. ej., sequía o precipitación intensa a lo largo de una temporada) (IPCC, 2014: Anexo II: Glosario [Mach, K.J., S. Planton y C. von Stechow (eds.)]).

Haboob: Tormenta de polvo o arena que se forma por efecto de la turbulencia generada por las corrientes descendentes de aire frio producidas en el interior de una tempestad en zonas áridas.

Lidar: Acrónimo de light detection and ranging. Instrumento que utiliza un láser para generar intensos pulsos de luz que son reflejados por la presencia de partículas atmosféricas. Estos equipos se han utilizado para determinar la cantidad de partículas en la atmósfera así como su movimiento, lo que ha servido para estimar la velocidad de viento.

PM10: partículas que pasan a través del cabezal de tamaño selectivo definido en el método de referencia para el muestreo y la medición de PM10 de la norma EN 12341, para un diámetro aerodinámico de 10 µm con una eficiencia de corte del 50 %. (DIRECTIVA 2008/50/CE relativa a la calidad del aire ambiente y a una atmósfera más limpia en Europa).

PM2.5: partículas que pasan a través del cabezal de tamaño selectivo definido en el método de referencia para el muestreo y la medición de PM2.5 de la norma EN 14907, para un diámetro aerodinámico de 2.5 µm con una eficiencia de corte del 50 %. (DIRECTIVA 2008/50/CE relativa a la calidad del aire ambiente y a una atmósfera más limpia en Europa).

Radiosondeos meteorológicos: La exploración que se hace de la atmósfera por medio de los globos sonda o radiosondas, los cuales transportan sensores de presión, temperatura y humedad y transmiten las medidas realizadas a una estación receptora en superficie. Las radiosondas pueden incorporar también sensores de dirección y velocidad del viento.