Instalaciones, autoconsumo y generación distribuida

Entre las mejoras que pueden permitir la reducción del consumo, se encuentran:

Selección correcta del motor eléctrico a su uso

Descripción

Los motores eléctricos modernos están diseñados generalmente para ofrecer su rendimiento máximo a un 75% de su carga nominal. Además, funcionando entre un 50-100% de la misma, solo existe una mínima variación de este parámetro. Sin embargo, a cargas menores del 25%, el rendimiento sufrirá una caída y debe ser tomada en consideración la sustitución del motor por uno de menor potencia nominal. Se recomienda que la potencia nominal esté sobredimensionada del 5 al 15% respecto a la potencia necesaria para la aplicación, con el objetivo de que el motor opere con eficiencia y factor de potencia adecuados. 

Ejemplos

Guía para elección del motor adecuado.

Beneficios

Ahorro energético variable.

Limitaciones

El procedimiento para el cálculo de la potencia adecuada depende del régimen de carga del motor, ya que es posible subdimensionar en ciertos casos el motor en función de la cantidad de arranques y paradas a las que se vea sometido.

Uso de motores eléctricos de alta eficiencia

Descripción

Este tipo de motores eléctricos cuentan con un diseño y construcción especiales que favorecen unas menores pérdidas que los motores estándar. El coste de compra del motor es poco significativo respecto al coste total de operación, por eso, al seleccionar motores eléctricos hay que considerar fundamentalmente su eficiencia.

Ejemplos

Un grupo industrial consiguió hasta un 40% de ahorros (Enlace).

Beneficios

Son más robustos que los motores estándar, lo que se traduce en menores gastos en mantenimiento y mayor tiempo de vida. Una mayor eficiencia supone un menor coste de operación.

Limitaciones

Operan a una velocidad mayor que los motores estándares. Esto puede significar un incremento en la carga. Esta posibilidad debe valorarse en cada caso. El par de arranque puede ser menor que el de un motor estándar, por lo que hay que analizar cuidadosamente cada caso. La corriente de arranque suele ser mayor, lo que puede provocar que se sobrepase el límite de caída de tensión en la red en el momento del arranque.

Autoconsumo y generación distribuida

Descripción

Los sistemas de autoconsumo de energía pueden ser aislados o con conexión a red. El sistema aislado se usa para producir energía que se consume al instante o se almacena en unas baterías para su posterior uso, mientras que el sistema de conexión a red (generación distribuida) vierte la energía a la propia red eléctrica para descontar esta del consumo de electricidad, lo que se conoce como balance neto o net metering. La generación distribuida se compone de un conjunto de unidades de generación eléctrica de pequeña potencia,  ubicados cerca del lugar de consumo y conectadas directamente a la red de distribución, de forma que la energía puede ser inyectada directamente en la red ya que ésta se genera a la tensión de distribución.

Ejemplos

Guía para el fomento del autoconsumo renovable desde el ámbito municipal.

Guía básica de la generación distribuida.

Más información creada por diversas agencias de la energía (enlace).

Beneficios

Acercamiento del suministro eléctrico a puntos alejados o de difícil acceso para la red de distribución. Reducción de pérdidas en las redes de transporte o distribución, al estar conectadas estas instalaciones en puntos cercanos al consumo, lo cual genera una mayor eficiencia.

Limitaciones

El control no está centralizado en el operador del sistema y depende de las circunstancias de sus titulares, lo cual podría ser solucionado mediante el uso de redes inteligentes. Los costes son, por lo general, superiores a la electricidad producida en grandes instalaciones de generación, ya que no permite aprovecharse de economías de escala.